Blog

La encrucijada de los líderes en tiempos de constante incertidumbre: Cómo acompañarlos como Coaches

Escrito por Minerva Gebran, Master Coach Ontológico y consultora organizacional, fundadora y Directora Ejecutiva de Asersentido Internacional

Hemos observado cómo organizaciones que estaban demasiado acomodadas en su zona de confort, haciendo las cosas de la misma manera, han sido estremecidas y sacudidas por los efectos de la pandemia, obligadas imperiosamente a generar ante esta encrucijada la pausa y revisión necesaria para adaptarse ante los cambios del entorno. De un día para otro, todo se puso de cabeza y las organizaciones no tuvieron más remedio que reinventarse para atender a toda esta complejidad en donde la única variable constante ha sido la incertidumbre.

En estos tiempos, algunos de los diálogos internos e inquietudes de los líderes organizacionales han estado compuestos por las siguientes frases: “No sé si voy a poder contar con mi equipo de siempre, ni siquiera sé si estarán en condiciones psicológicas y emocionales óptimas para hacer los cambios requeridos”, “No sé si el mercado va a resistir estas innovaciones que estamos proponiendo”, “No sé si estos escenarios que hemos creado servirán para un mundo que está en constante cambio de aquello que era conocido”; y por si fuera poco, pues “No sé si yo estoy a la altura de este desafío y por momentos no sé qué hacer con mi agotamiento pandémico”. Si se dan cuenta, la constante en todas las frases es el “no sé”,que sin duda hace referencia a la volátil incertidumbre a la que los líderes se encuentran sometidos en estos tiempos.

En un escenario global que no ofrece certezas y exige adaptarse con rapidez a los nuevos y cambiantes escenarios, liderar hoy en día es una habilidad que está requiriendo desarrollar algunas competencias clave para sortear los desafíos:

  • Capacidad para empatizar con colaboradores, dueños, jefes, pares, accionistas y proveedores, para así lograr los resultados de forma conjunta y en redes.
  • Flexibilidad mental, emocional y física para hacer los giros de timón necesarios en la constante incertidumbre.
  • Agilidad en la toma de decisiones, que requiere del líder poder unir rapidez con reflexión, para  así lograr lo que se requiera en tiempo, forma y fondo.
  • Capacidad para inspirar y movilizar a los equipos con sentido y propósito, hacia la viabilidad y transcendencia de la empresa.

Ante este escenario, los Coaches Organizacionales cumplimos un rol fundamental en acompañar a los líderes a desarrollar estas competencias, facilitando los aprendizajes y el desarrollo requerido que les permita tomar decisiones efectivas e integrales para la organización en este inédito escenario. No obstante, vale la pena considerar que para poder estar a la altura de las circunstancias, es de suma importancia que un Coach Organizacional acompañe ejerciendo:

  • Como socio estratégico, es decir, comprendiendo el negocio, lo que necesitan lograr y lo que necesitan aprender a nivel personal y organizacional para lograrlo. Todo interconectado.
  • Con multiplicidad de roles, es decir, como coaches, consultores, mentores y docentes, para aportar a las complejidades con mayores competencias.
  • Con autonomía, para no convertirnos en tomadores de pedidos de una organización, sino más bien en aportadores creativos de ideas y soluciones.
  • Con excelentes competencias como profesionales para verdaderamente aportar al aprendizaje de un líder y su organización. Para ello, es fundamental seguir estudiando y actualizándonos continuamente.

Estos tiempos están exigiéndonos competencias a toda prueba y como coaches, tenemos el privilegio de aportar nuestro granito de arena en avanzar hacia un mundo más humano y congruente, desde lo individual hacia lo sistémico.

¿Estás preparado para aceptar el desafío? 

Conversemos! Queremos atender tus inquietudes x